Conductismo y sentimiento

5 05 2008

Aviso: Este post esta en la categoria personalísimo, y no sigue la temática del blog. Si quieres leerlo, tu mismo.

Cuando estudié el bachiller, me gustaba bastante la filosofía. Las diferentes formas de pensar del ser humano. Y me acuerdo con especial interés, de cuando me explicaron las teorías de condicionamiento instrumental de Skinner y Lorentz. En ellas, entendí que todos los seres, de forma consciente o inconsciente, aprendemos a comportarnos mediante intento y error. Entendí, que significan cosas como aprendizaje basado en recompensa o castigo. Y mirando un poco más allá, vi que todos, estamos condicionados.

Cuando educamos a nuestras mascotas, lo hacemos mediante premios (una galleta por hacer pipi en la calle, a un cachorro) o mediante castigos (un cachete por hacerlo en casa). Pero nosotros, los grandes seres pensantes, también nos encontramos condicionados. Aunque nuestros castigos, son más sociales que físicos. Actuamos teniendo miedo a ser rechazados, por miedo al fracaso, a las multas de la administración o a los cotilleos de las vecinas. Realmente, es curioso como de forma involuntaria, nuestros actos, nuestra conducta o moralidad, se ve afectada enormemente por el entorno que le rodea, y de los demás seres pensantes que están a nuestro alrededor. Como cambiamos según la compañia que tenemos, o si estamos solos.

Es interesantísimo como nuestra moralidad la determina el entorno, más allá del bien o el mal, siendo esto relativo. Como elementos como la religión han moldeado nuestras vidas para determinar que nos tiene que tocar el alma o que no.

Pero sin embargo, hay algo que todavía no entiendo... Hasta hace poco, pensaba que esas teorías eran perfectas, y que podían de forma simple, explicar lo ilógico de este mundo. Pero…

¿Porqué un fragmento de John Williams, o James Horner me tocan tanto el alma?

¿Porqué mi nick se basa un fragmento de Randy Edelman que me llegó al corazón?

¿Porqué, Malevolia, me haces llorar, no con lo que dices, sino por como lo dices?

¿Es acaso, todavía, lo que queda del mundo mágico, las lágrimas que se derraman por las emociones, aquello que no puede ser explicado por sencillas teorias?

Por mí que no lo descubran. Soy más feliz con la espalda enervada por mis emociones, con mi lagrimilla al acabar las buenas películas, y mi desconocimiento de porque…

Se que esta entrada no pega mucho en mi blog, Pero es mio y hago lo que me da la gana con él, ea.

  • Culpo a la mezcla entre Malevolia y Simpulso por provocar en mí las emociones que fueron responsable de este tocho. Y te doy las gracias a ti por leerlo. Y a las lágrimas furtivas por salir del ojo de vez en cuando. Y a los pianos, violines, y demás instrumentos, y todos aquellos que tocan y hablan con el corazón.

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: